La mente errante

Se define como un proceso mental durante el que la atención se distrae de la tarea que se está llevando a cabo para focalizarse en contenido que la mente produce de forma intrínseca. Esta tendencia espontánea de producir pensamientos y dejar vagabundear nuestra mente , pese a los estímulos externos, se considera una característica típica de la mente humana.  Este es un concepto medible, de hecho, existe un cuestionario para evaluar la mente errante, específicamente en adolescentes. 

Se calcula que pasamos entre el 10 y el 50% del tiempo en este estado mental. Uno de los estudios más concluyentes sobre la mente errante es el de Killinsworth y Gilbert (2010) quienes entrevistaron, mediante una aplicación móvil, a 2250 voluntarios en períodos aleatorios. Les preguntaron lo felices que eran, qué estaban haciendo y qué estaban pensando (si su pensamiento se centraba en lo que estaban haciendo o sobre otro tema; y si éste era agradable, desagradable o neutro). Confirmaron que los seres humanos permanecemos de media el 46,9% de nuestro tiempo despierto, pensando en algo diferente a lo que estamos haciendo. En ninguna actividad, por atractiva que sea, pasamos menos del 30% del tiempo con mente errante, excepto cuando practicamos sexo.

A diferencia de otros animales, los humanos podemos permanecer mucho tiempo pensando en lo que no ocurre: sucesos del pasado, lo que podría ocurrir en el futuro o, incluso, circunstancias que sabemos que nunca van a ocurrir. En suma, parece que la mente errante es la forma de funcionar de nuestra mente “por defecto”. Nuestra actividad mental está invadida por lo que no está presente. Estos autores afirman que “la capacidad de pensar en lo que no está ocurriendo es un desarrollo cognitivo que tiene un coste emocional”. Confirmaron que cuando más feliz es la gente es cuando hace el amor, ejercicio físico o está en una conversación agradable.

Sin embargo, es menos feliz cuando descansa, trabaja o usa el ordenador. En suma, la mente errante está negativamente asociada a la felicidad: las veces que nos vamos del presente y a dónde nos vamos constituye un mejor predictor de felicidad que la actividad que estamos haciendo en ese momento. De hecho, los investigadores calculan que lo que uno esta haciendo en un momento dado solo explica el 4,6% de su felicidad, mientras que el hecho de no tener mente errante (sino estar atento a lo que se está haciendo sin importar lo que esto sea) explicaría el 10,8% de la felicidad. Además, la mente errante sería la causa, y no la consecuencia, de la infelicidad.

Entrada destacada

¿Quién ha dicho que cuidarse es un acto egoísta?

Hay una persona por la que nos preocupamos menos de lo que deberíamos. Esa persona somos nosotros mismos. ¿Cuándo fue la última vez que hiciste algo por ti? ¿Algo solo porque te causaba placer? Seguramente que esta no es una costumbre que tengas muy arraigada pero que sería muy beneficiosa. Veamos lo importante que es quererse a uno mismo y dedicarse tiempo.


Entrada destacada

Más de 200 centros educativos en España ya imparten Mindfulness y casi 2 millones de estudiantes en todo el mundo

Reino Unido ha anunciado que 370 escuelas los estudiantes comenzarán a practicar mindfulness dentro del currículo oficial para mejorar la salud mental de los jóvenes.

El gobierno de Reino Unido ha adoptado esta medida después de conocer en un estudio médico que casi el 13% de los niños y jóvenes ingleses entre 5 y 19 años sufrieron en 2017 al menos un episodio de desorden mental.

Alguna de las ventajas que ofrece el Mindfulness aplicado a la educación son:

  • Aumenta la capacidad de concentración y memoria.
  • Aumenta el rendimiento escolar.
  • Mejora la calidad de las relaciones interpersonales y del manejo de las emociones.
  • Mayor claridad en la toma de decisiones.
  • Mayor creatividad en la resolución de conflictos.
  • Disminuye los niveles de estrés de los alumnos y mejora su capacidad de gestionarlo.

Ese mismo estudio revela un incremento en desordenes mentales como la ansiedad o la depresión en la población entre 5 y 15 años pasando del 9% en 1999 al 11% en 2017, sobre todo en el caso de niñas.

Además del Reino Unido, en países como Australia el gobierno quiere que el Mindfulness sea materia curricular en 2020. En Holanda, por ejemplo, ya es una asignatura obligatoria, por ley, en primaria y secundaria. En el caso de España, miles de estudiantes ya reciben formación a través de programas como Método Eline Snel, Aulas Felices y programa Treva, entre otros.

Entrada destacada

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora